Ci! crea - investiga - !nnova

Con el apoyo de la Vicerrectoria de Investigación y Desarrollo de la Universidad de Chile y Beauchef Acelera se realizó el pre lanzamiento de Be-Eco, una alternativa ecológica para la higiene dental hecha a base de bambú.

IMG_1648

El pasado jueves 9 de noviembre en el Centro para la Innovación y Emprendimiento de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile, Open Lab, se realizó el pre-lanzamiento de Be-Eco, un cepillo de dientes sustentable y antibacteriano hecho a base de bambú. La ceremonia también fue instancia para la firma de licenciamiento de una tecnología desarrollada al interior de la Casa de Bello que permitirá agregar una mayor protección en las cerdas del producto.

Be-Eco es el primer fruto de la empresa Organicare, un emprendimiento de odontólogos egresados de la Universidad que cuenta con al apoyo de Beauchef Acelera, aceleradora de negocios del programa Open Beauchef. Esta colaboración permitió el desarrollo del negocio y puso en contacto al equipo a cargo de Paula Arroyo, co-fundadora de Organicare, con académicos que colaboraron en el desarrollo del cepillo. “Alojados en el ecosistema de Open Beauchef nos han ayudado a acelerar, aprender y madurar nuestro emprendimiento”, comentó Arroyo.

La salida al mercado de este producto refleja el trabajo conjunto entre diferentes organismos de la Universidad, generando un cambio cultural que posibilita la creación de innovaciones desde la institución. Según Flavio Salazar, Vicerrector de Investigación y Desarrollo de la Universidad de Chile: “Articula una serie de iniciativas que la Universidad de Chile ha llevado a cabo, tanto a nivel central como de facultad. Por un lado, el cambio cultural que se ha impulsado respecto a la Innovación desde la Vicerrectoría, aumentando las transferencias de tecnologías. Y por otro, todo este esfuerzo magnífico que ha realizado la Facultad de Ingeniería con el proyecto Open Beauchef. Entonces esto corona un esfuerzo que se ha realizado durante varios años y que comienza a dar sus primeros frutos”, destacó.

IMG_1639

Un cepillo sustentable y antibacteriano

Este nuevo producto surgió para crear una mejora a la salud dental de la población, la cual también debía ser amigable con el medio ambiente. Inquietud que surge porque los proceso de degradación de la mayoría de los cepillos dentales existentes en el mercado, que debemos cambiar cada dos o tres meses, superarían los 100 años al estar hechos de plástico. Con ello en mente, los emprendedores buscaron un material que fuera fácil de obtener, natural, biodegradable y con propiedades antibacterianas, como el bambú con el que finalmente se construyó Be-Eco.

Fue entonces cuando comenzaron a trabajar con el académico e investigador de la Facultad de Odontología, Cristian Covarrubias, quién estuvo a cargo del análisis de dicho material. “Hicimos una investigación que permitió concluir que el mango de este cepillo de dientes es capaz de matar más del 50% de los organismos que se adhieren. Esa propiedad es importante, porque en el ambiente donde se guarda es común la contaminación con bacterias. Por lo tanto, es una medida de asepsia en un elemento que se utiliza para la higiene oral”, señaló Covarrubias.

De esa manera, se llegó a un desarrollo capaz de reducir la huella de carbono de los usuarios y eliminar elementos dañinos para la salud bucal, generando un gran aporte a la sociedad, tal como destacó Edgardo Santibáñez, Director de Innovación de la Universidad de Chile. “Este cepillo va a contribuir a mejorar la calidad de vida de las personas, ya que van a tener una mejor salud bucal; ayudará a crear riqueza, porque a partir de su manufactura se generará una actividad económica productiva; y también aportará al desarrollo sustentable, ya que es biodegradable, al contrario de los otros cepillos”, recalcó Santibañez.

IMG_1675

Licenciamiento que mejorará Be-Eco

Con el objetivo de mejorar las capacidades del producto, el equipo a cargo de Arroyo sigue trabajando junto al profesor Covarrubias, quien se encuentra desarrollando la tecnología que se licenció durante la ceremonia. “Aunque para ver su implementación en el mercado habrá que esperar hasta el próximo año, la innovación otorgará propiedades antimicrobianas en las cerdas del cepillo de dientes”, explicó el investigador.